02/02/2017

La connexión, una actitud cerebral creativa

El cerebro utiliza diferentes métodos para encontrar soluciones creativas. Una de las más reconocidas es la de "La conexión" ¡pero se han detectado hasta 6 más!

La actitud cerebral de "la conexión" está relacionada con las múltiples asociaciones que puede realizar nuestro cerebro entre objetos o conceptos, a priori, desconectados. Estas asociaciones insólitas nos pueden llevar a las ideas más innovadoras, algunas útiles y otras no tanto.

Nuestro cerebro lleva incorporada una barrera protectora que separa el subconsciente de la conciencia y que sirve para filtrar la información que acabamos pensando conscientemente. Este mecanismo es muy útil para no tener que estar pendientes de una multitud inmensa de tareas y de información que el cerebro procesa automáticamente y que luego utiliza, de manera subconsciente, para múltiples tareas automáticas. Tenemos mucha suerte de poder disfrutar de este filtro ya que, de lo contrario, cualquiera de las actividades más simples y cotidianas podrían convertirse en un proceso tedioso y lleno de necesarias y continuas decisiones... sólo el simple hecho de tener que pensar por ejemplo, al respirar, nos ocuparía gran parte del tiempo.

Por otra parte, esta barrera también conlleva que cuando pensamos en un concepto, como por ejemplo, "una silla", las conexiones mentales que se activan son las más fácilmente asociables al concepto en cuestión como, en el caso de la silla, podrían ser: "madera", "patas", "color marrón", "plástico", "plegable"... nuestro aprendizaje funciona a base de asociaciones, de tal manera que la experiencia, sea a través de las vivencias o de lo que nos pueden explicar, nos ayuda a establecer vínculos entre los diferentes conceptos cuando los vemos o conocemos juntos. Entonces, cuando accedemos mentalmente al concepto "silla", automáticamente se activan los vínculos establecidos anteriormente con otros conceptos. Para hacerlo más visual, nos podemos imaginar las habituales recomendaciones de productos asociados al producto que estamos a punto de comprar en una página web.

Este hecho nos conlleva muchas cosas buenas, porque nos facilita la toma de decisiones y la comprensión de la mayoría de hechos y objetos del mundo. Pero, por desgracia, también nos conlleva una gran limitación. Cuando estamos activando estas conexiones, la barrera protectora de la conciencia filtra y bloquea muchas otras posibles conexiones porque no las categoriza como relevantes. Esto, como podemos ir intuyendo, limita enormemente la capacidad de innovación y de generación de ideas realmente disruptivas y rompedoras.

¿Y como lo podemos hacer para establecer asociaciones innovadoras?

Justamente la clave de la actitud cerebral de "la conexión", consiste en intentar dejar que nuestra mente fluya y pueda entrar en la capa del subconsciente para navegar por conexiones inconexas, aunque, de entrada, no tengan sentido, cada nueva conexión que establecemos nos puede abrir un nuevo campo de conceptos que, a la vez, abrirá nuevas oportunidades y conexiones. Por tanto, se trata de relajarnos y no tener miedo de estar perdiendo el tiempo pensando en ideas alocadas. Cada vez que dejamos entrar estas nuevas conexiones al terreno consciente estamos ampliando nuestro filtro. La práctica regular de esta actitud cerebral nos permitirá buscar muchas más posibles soluciones a las establecidas de entrada. Por lo tanto, nos ayudará, sin duda alguna, a ser más creativos.

Además, hay algunas técnicas de creatividad que nos pueden ayudar en esta tarea de "conectar" como podrían ser las "analogías forzadas" o "el árbol de conceptos", que explicaremos más adelante en otras entradas del blog.

Así que ya lo sabéis, que no os tomen por locos cuando hagais volar vuestra imaginación con conexiones estrambóticas. ¡Estáis entrenando vuestra capacidad creativa!

Comentarios