05/07/2016

Josep Lagares: "Creativación o extinción. Vosotros elegís"

Presidente de la Fundación Privada para la Creativación

Donde seremos dentro de 100 años?


¿Qué estaríamos dispuestos a hacer para cambiar el futuro?

Hace 3 años pasé por la experiencia de un LFE, "Life Changing Event", un evento que te puede cambiar la vida. Después de haber sobrevivido a un incendio, en el aeródromo de Empúria Brava, ahora cada día que vivo pienso que tengo ese extra-bonus de vida, y que tengo que hacer algo más.

Unos meses más tarde, en la Singularity University, encontré una frase inspiradora: las primeras palabras que Charles Dickens escribió en "Historia de dos ciudades": Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos. Estamos viviendo exact
n esta realidad: una historia de momentos claros y una historia de momentos oscuros. Nunca habíamos sido capaces de tener acceso a tanto conocimiento, nunca habíamos tenido tanto alimento en el mundo, aunque mal distribuido, enfermedades que podemos curar, etc. pero también a las puertas de un cambio climático, con cada vez más desertificación, hambre, desigualdades sociales, el drama de los refugiados y el terrorismo nos golpean cada día.

Este es el mundo en el que vivimos: dos realidades opuestas. El libro nos habla también de la fuerza más poderosa del universo: la fuerza de la Creativación, y una fuerza inagotable mientras haya personas en el planeta. Porque todos tenemos un cerebro con 2 hemisferios.

Gordon Moore, presidente y fundador de Intel, autor de la Ley de Moore (1965) dijo que aproximadamente cada 18 meses la capacidad de los chips se multiplicaría mientras se reduciría su tamaño y el precio. Esto es lo que permite que hoy estamos hablando de industria 4.0, de genómica, de la inteligencia artificial, de Nanotecnología.

Ray Kurzweil ya predijo en los años 80 el crecimiento exponencial de Internet, la explosión de las tecnologías móviles, y la predicción de la singularidad: un momento de la historia de los hombres situado alrededor del 2.045: será el momento donde todas las intel · diligencias humanas serán superadas por la inteligencia artificial. Sólo las personas, organizaciones y territorios que estén preparados para adaptarse a este ritmo exponencial, aprender e innovar a un ritmo más rápido que el agotamiento de los recursos, saldrán adelante. El resto estarán condenados al ostracismo. Tendremos que ser capaces de duplicar el rendimiento alimentario del Planeta, con los recursos disponibles, para 10.000 millones de personas.

La creativación es la madre de la disrupción: tal como dice Peter Diamandis: Disrupt o you will be disrupted.

Si nos situamos en la escala que mide la creatividad e innovación en nuestro país, estamos mayoritariamente en la parte baja. Nuestra función es mostrarles el camino para llegar a la parte más alta de esta escala.

7 claves aplicables a una empresa, a una escuela, en un ayuntamiento, e incluso a un obispado, y todas se fundamentan en las personas:

1. Debemos inculcar un ADN creativador, con un liderazgo
2. Educar y socializar la creativación de toda la organización
3. Promover la Creatividad inconsciente (Bus, Bed, Bath): animando a nuestros hijos a ser poliédricos, buscar soluciones en otros mundos y áreas de conocimiento.
4. Fomentar la Creatividad Consciente: aquella que se enfrenta a retos concretos. La creatividad se hace jugando. Ante cualquier reto que nos proponemos, dos horas son suficientes para que se generen un montón de ideas.
5. Analizarlas, para discernir las mejores ideas.
6. Extraer un prototipo, un producto mínimamente viable.
7. Debemos reconocer y compartir el éxito con las personas que aportan las ideas.

Nosotros queremos que las irrupciones del futuro se hagan en nuestro país, ni en Boston ni en Palo Alto. La clave es despertar el pensamiento lateral en los más pequeños. Cuando el niño se incorpore a la sociedad, haga lo que haga, tendrá dentro de sí la semilla de la creativación.

La evolución del progreso humano ha sido una constante. Ha habido cambios progresivos y el tiempo nos ha permitido adaptarnos a estos cambios, excepto cuando ha habido cambios repentinos, que hacen acortar el tiempo. Cuando el tiempo se acorta necesitamos otras herramientas. Ahora estamos en esta fase, y la única herramienta que tenemos para afrontar estos cambios es la creativación.

La nueva educación debe tener 4 elementos:
1. Trabajo de los temas curriculares tradicionales y nuevos
2. Las capacidades: pensamiento crítico y trabajo en equipo, comunicación
3. Los valores
4. El coraje, el no tener miedo.

Si no queremos que la partida acabe pronto y queremos que nuestros hijos puedan disfrutar de un mundo mucho más generoso: Creativación o extinción. Todos nosotros, vosotros, elegid.

 

Josep Lagares Creativation Talks