05/07/2016

Álvaro Bilbao: "La creatividad no nace del aire, sinó que siempre nace de la observación"

Neuropsicologo y experto en la plasticidad cerebral

Todos nacemos con un alto potencial creativo. Esto no tiene que ver con lo que hacemos en la escuela, sino con el desarrollo del cerebro.


La creatividad es la capacidad de resolver problemas novedosos.


Debeis perder el miedo a saber más sobre el cerebro: los conocimientos sobre neurociencia son fáciles de desmigar, y nos pueden ayudar mucho a interpretar e impulsar la creatividad de las personas.

Diferencia entre los 3 niveles del cerebro, que más que evolucionar, ha ido añadiendo partes en funcionamiento.

  1. El cerebro primitivo (de reptil): la alimentación. cuando tenemos hambre nos movemos; el descanso y la hora de despertarnos; las funciones de reproducción.
  2. El cerebro emocional (heredado principalmente de los mamíferos). Cumple 2 funciones básicas: acercarnos a lo que nos gusta y alejarnos de lo que nos desagrada. Es muy potente y responsable de muchas de las cosas que hacemos en el día a día. Pensad qué pasos harían vuestros alumnos si os encontrarais en el ascensor! La actitud que les despertéis en el aula es muy importante. Aprenderán mejor si están motivados.
  3. El cerebro racional, lo que nos permite pensar y tomar decisiones.


La capacidad de ideas nuevas es una de las claves de la creatividad: Thomas Edison hizo más de 1.000 bombillas antes de alcanzar la que funcionaba, todo fue fruto de un esfuerzo.

Einstein decía que la razón nos llevará desde el punto A hasta el punto B, y en cambio, la imaginación nos puede llevar a cualquier punto.

La creatividad no nace del aire, sino que siempre nace de la observación

Debemos incentivar la capacidad de observación.

La línea que separa el pasado del futuro: recordar emociones, aciertos y errores. La impresión que damos a los demás: conocerla nos ayudaría mucho a mejorar

Perseverancia: cuando Miguel Angel esculpió a David estuvo trabajando meses. No tuvo sólo la visión sino también la perseverancia de sacarlo de dentro de la roca en bruto.

Es importante también la flexibilización del pensamiento: cuando vemos otras perspectivas y nos complementamos con los otros salen nuevas ideas.

Hay que dejar a los alumnos que experimenten, y que lo hagan con un cierto grado de libertad.

Todos somos creativos, al menos mientras dormimos, cuando se apaga nuestro cortex frontal, y tenemos un mundo de sueños.

El momento mágico, la epifanía, pasa al hemisferio derecho: cuando Newton vio caer la manzana y formuló la teoría de la relatividad, fue después de un largo proceso de observación.

Todos tenemos un sesgo inconsciente: las normas, el entorno ...

También nos ayuda a ver las cosas de otra manera el juego de ponernos en los zapatos de otra

Cuando tenemos un ambiente enriquecido, que da tiempo para pensar al alumno y fomenta que pueda pensar, se suceden conexiones más importantes entre las neuronas.

Ayuda el ejercicio físico, el hecho de trabajar en lugares creativos, materiales manipulativos ... La imaginación y el contacto físico están relacionados a nivel cerebral.

Nancie Atwell, guanyadora del Global Prize Teacher hacía algo tan sencillo como pedir a sus alumnos que cada semana leyeran un libro, lo que ellos quisieran, e hicieran una redacción de un texto, con total libertad. Así logró una gran mejora en ortografía y gramática.

Cuando detecteis que los alumnos han tenido una epifanía, dadles valor, y explorad con ellos cuál puede ser el próximo paso. Escuchad las ideas creativas que tengan vuestros alumnos, para que así podáis potenciar su creatividad.