24/02/2014

El juego debería de estar incrustado en el ADN de las empresas

Tal como anunciaba y aplicaba a su trabajo Richard Feynman, premio Nobel de física en 1965, incorporar una actitud lúdica a la hora de hacer las tareas serias, nos permite profundizar en los conocimientos desde diferentes ámbitos. Esta metodología se conv

El binomio ocio-faena

La acción de jugar nos adentra en un estado de libertad y exploración que conlleva una motivación intrínseca. Es conocido por todos es el binomio ocio-faena donde el ocio es el momento de relajación y la diversión y faena es la monotonía y la obligación. Es curioso pero, que las mejores y más brillantes ideas suelen aparecer justamente en momentos de relajación: dando un paseo, tomando un refresco, en la ducha... Y es que en este estado de libertad y exploración propio del momento de relajación, la mente se libera y nos permite descubrir nuevos caminos y nuevas maneras de replantear nuestros retos.

El juego en el trabajo

Es por esto, que la introducción de mecánicas del juego en el mundo empresarial puede llegar a dar tan buenos resultados, sobre todo en las empresas donde la innovación y la generación de ideas puede contribuir a su desarrollo. Esta metodología ya la aplicaba el premio Nobel de física en 1965, Richard Feyman, que aseguraba que incorporar una actitud lúdica a la hora de hacer las tareas serias, nos permite profundizar en los conocimientos desde diferentes ámbitos.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que no todos los juegos valen, pues se trata de incorporar la metodología pero enfocada a un objetivo, no podemos caer en el error de aburrir a los empleados con juegos infantiles o perder el valioso tiempo de trabajo jugando a juegos o actividades que no nos comporten ningún beneficio .

Por eso, los llamados "serious games" o "gamificación" cumplen una serie de requisitos.

Unos cuantos requisitos

- Se desvinculan de los juegos infantiles, son una recreación del mundo real o del entorno de la propia empresa y mantienen un reto asociado al objetivo que se pretende alcanzar.

- La actividad tiene el objetivo de generar ideas para resolver un reto pero éste tampoco puede ser del todo evidente ya que, de este modo, se perdería la posibilidad de explorar caminos desconocidos y con un alto potencial.

- Es muy importante potenciar la comunicación entre los jugadores, de esta manera, el flujo de las ideas se comparte y se maximiza.

El valor interno: Un gran tesoro

Teniendo en cuenta estas premisas, y escogiendo la actividad o juego adecuado para cada ocasión, las empresas harían bien en tener el juego incrustado en su ADN, esto les permitiría sacar todo el rendimiento en clave de ideas y maneras de hacer que sus empleados pueden llegar a dar.

Podeis obtener más información relacionada en webs cómo: http://www.gamificacion.com/

Comentarios