01/06/2015

10 consejos para trabajar el refuerzo positivo.

Consideramos “refuerzo” a cualquier consecuencia positiva que ocurre tras haber realizado una acción.

  • Utilízalo cuando quieras que alguna acción se repita: Las leyes de conducta nos explican cómo, cualquier acción a la que sigue una consecuencia positiva, es decir un refuerzo, será algo que buscaremos repetir en el tiempo. Por el contrario, cuando la consecuencia que sigue a la conducta es negativa (“castigo”), la tendencia será a evitar dicha conducta.
  • Si lo que queremos es que la conducta desparezca, tendremos que utilizar lo que los psicólogos llamamos extinción,es decir que tras realizar una acción, no haya ningún efecto, ni positivo ni negativo.
  • Empieza por una alabanza o un pequeño premio: El refuerzo positivo consiste en aplicar una consecuencia positiva tras un comportamiento que queramos que el niño siga haciendo, como puede ser una alabanza o un pequeño premio. Tiene que ser algo positivo en sí mismo.
  • El refuerzo negativo también es posible: es la eliminación de una consecuencia negativa, y también nos servirá para consolidar las conductas.
  • El mayor refuerzo que puede tener un niño es la atención de sus padres. Que sus adultos de referencia les hagan caso y estén con ellos es lo que más les puede gustar.
  • Ojo a las reprimendas: cuando regañamos o reprendemos a un niño, aunque sea de forma negativa, sigue teniendo la atención del adulto. Por eso algunos niños no reaccionan a las reprimendas, incluso parece que las van buscando.
  • Ajústate a la edad del niño: Los refuerzos en los niños siempre deben de estar ajustados a la conducta que el niño ha realizado. No conviene premiarles con refuerzos desproporcionados,porque entonces perderán su valor.
  • Los refuerzos sociales,como mostrarle al niño lo contentos o lo orgullos que están sus padres respecto a su conducta, lo mayor que es, lo que está esforzando, lo bien que se porta… son más eficaces y más duraderos que los refuerzos materiales.
  • La familia es importante: Que un familiar cercano con el que le niño tenga un especial apego, le llame por teléfono para felicitarle por un logro puede ser un gran reforzador para el niño.
  • Empieza por ti mismo: Refuérzate a ti mismo/a, regálate pequeños premios por tus logros, serán fuente de alegría para ti . Que tus hijos y tu pareja te vean feliz será fuente de alegría también para ellos.

Comentarios